• Imprimir

Principios

transparència

A la hora de interactuar con la ciudadanía, hay que hacerlo siempre en un tono acorde con los valores compartidos por la Generalidad y por los profesionales que la integran:

Colaboración (participación en acciones ciudadanas): promover y participar en espacios de colaboración es clave para crear comunidades que aporten un valor a la Red. Participar en acciones ciudadanas como si fuesen propias, además de fomentar la participación del resto de la ciudadanía.

Obertura y transparencia: hay que mostrar a la organización tal y como es, con naturalidad y con voluntad de servicio.

Interdependencia (corresponsabilidad): saber a quién se representa y con qué orientación, cómo y dónde se debe comunicar. Hay que tener en cuenta las normas de convivencia y las normas de uso de las mismas redes sociales.

Compartir (conocimiento abierto): con un nuevo enfoque de la propiedad intelectual que permita crear las condiciones necesarias para generar riqueza a partir de los datos y los contenidos elaborados por la Administración.

Integridad (servicio público): la comunicación y atención a través de las redes sociales debe ser tan eficaz o más de lo que lo es la presencial. Asimismo, debe ser más eficiente y dar más resultados, y procurar no crecer en recursos. Conviene mostrar en todo momento una predisposición a escuchar y atender al ciudadano en todo lo que sea posible, y ofrecer soluciones a las dudas y consultas.

Nuestro tono de conversación debe ser siempre cercano y cordial. La comunicación en las diferentes redes sociales en las que la Generalidad está presente siempre se orienta a la ciudadanía. Por lo tanto, tenemos que intentar escuchar a las personas y dar respuestas adecuadas a sus necesidades, para que los usuarios de estos espacios sientan que nuestra presencia no es intrusiva, sino que participamos en la conversación de igual a igual.

Cuando participemos en las redes sociales, debemos tener presente que nos encontramos en un terreno propio de la ciudadanía y aquí cada usuario tiene su opinión, que no siempre tenemos que compartir, pero sí respetar. Nuestra presencia no tiene como objetivo cambiar estas opiniones, ni imponer las nuestras, sino tan sólo compartir, escuchar y conversar con la ciudadanía en su propio espacio.

Como principio general, desde los perfiles corporativos no se pueden emitir opiniones personales y la línea editorial debe coincidir con la estrategia de comunicación. En la redacción de contenidos en las redes sociales, blogs y entornos web hay que usar el tono adecuado a la institucion pública que lo emite. Asimismo, la redacción debe ser lingüísticamente correcta, sin errores ortográficos ni léxicos. Se tienen que revisar los textos que se quieren publicar con la ayuda, si es necesario, de recursos lingüísticos (diccionarios, manuales de ortografía, libros de estilo, etc.).

 

Fecha de actualización:  20.07.2016