• Imprimir

Principios inspiradores

Principios elementales que conforman la línea gráfica de gencat y todos los servicios digitales. 

Mejorar la experiencia de usuario por la simplicidad

El objetivo era encontrar un diseño sencillo y fácil de entender. Habitualmente suele ser más cómodo repetir estructuras ya consolidadas con los años. Pero en el caso de gencat se estudiaron nuevas formas de comunicación para facilitar la experiencia al usuario. Esto conlleva más trabajo, pero el resultado es mucho más óptimo si la ciudadanía se acaba beneficiando. Es mejor focalizarse en pequeños retos y trabajar a fondo para que tengan efecto antes que actuar sobre grandes objetivos sin poder incidir mucho.

Si funciona, ¡hay que repetirlo!

En este sentido, si lo trabajado y redefinido, eliminando todo el inservible, se testea y funciona, por qué no repetirlo en otras ocasiones? El nuevo diseño es también iterando, es decir, replica lo que se ha demostrado que es útil porque implica menos riesgo y, incluso, ahorro de costes.

Adaptar los contenidos al formato

En los tiempos que corren la tecnología cambia muy rápidamente y la ciudadanía consume los servicios de la Administración de manera diferente a como lo hacía hace unos años. Hoy en día, el teléfono móvil ha tomado mucho protagonismo. El diseño se ha tenido que ceñir. Ahora se habla de diseño responsivo, que adapta los contenidos a los diferentes tipos de dispositivos que los presentan, ya sean un móvil, una tableta o la pantalla de un ordenador. En este acceso móvil, adquieren un peso importante las redes sociales, que se integran en la web gencat con widgets para compartir contenidos o bien para acceder a los perfiles corporativos de la Generalidad de Cataluña.

Hacerlo accesible para todos

Además, la web se ha diseñado para hacer más accesible para personas con discapacidades. Se ha construido para que sea más inteligible, fácil de leer, inclusivo. Pensado para ser útil a una ciudadanía con conocimientos web muy variados. No todo el mundo está habituado al uso de estas herramientas y en cómo la Administración se adapta. Por eso no se ha hecho una web sólo para agradar sino que, desde el comienzo, se ha buscado como el diseño podía ayudar a cubrir las necesidades de los diferentes perfiles de los usuarios

Hacer servicios y no webs

El nuevo diseño web no muestra un web nuevo sino unos servicios nuevos. La intención no es presentar una plataforma con una estética renovada sino que el objetivo es resolver carencias detectadas a lo largo de los años. Una web que representa una Administración no debe pensarse principalmente desde la teorización artística sino que debe conectar con las necesidades reales de la ciudadanía. Debe ser, en primer lugar, práctico. Hay que solucione todos los aspectos de los servicios que ofrece la institución pública. El usuario debe poder encontrar respuestas a sus requerimientos relacionados con la Generalitat.

Usar un lenguaje llano

Un lenguaje sencillo, simplificado, fácil de entender y coherente en todos los apartados de la web. De esta manera el usuario se familiariza rápidamente con los servicios y diferentes contenidos. Y sobre todo, estar atentos a los cambios en las necesidades de los usuarios para ajustar el lenguaje cuando sea conveniente.

Guiarse por los datos

Hay que saber qué uso hace de la web el principal destinatario: la ciudadanía. La Administración pública se debe a las necesidades de los ciudadanos, que con sus impuestos contribuyen a la pervivencia de la institución. Hay que tener identificadas estas necesidades y ajustar los servicios que se ofrecen. El diseño debe ser, por tanto, de servicio, centrado en los requerimientos de los usuarios. Por ello, se toman datos de analítica web para extraer conclusiones sobre el comportamiento del usuario de la web gencat que luego se aplican a la planificación del nuevo diseño.

Comprobar sin parar

Con todo, conviene que el diseño adoptado sea testeado continuamente. A veces, las decisiones tomadas por buenas en la fase de ideación resultan poco útiles en la práctica, pero esto sólo se sabe poniéndolo a prueba. Un diseño centrado en el usuario debe tener esta capacidad de actualizarse y ajustarse a sus necesidades.

¡Hay que compartirlo!

Por último, partiendo siempre de la mentalidad abierta que reclama la sociedad actual, la intención de la DGAC es poner al alcance de todos el conocimiento acumulado después de horas de trabajo sobre el nuevo diseño gencat. Se trata de que lo pueda aprovechar y reutilizar cualquier otra persona u organización.

Información relacionada

Fecha de actualización:  21.06.2016